Durante tres meses ‘Lo que más me gusta son los monstruos’ estuvo en la estantería del salón. Es cierto que tengo ejemplares que tardo en leer pero en el caso de esta novela gráfica no fue una adquisición mía, por lo cual no estaba en mi orden de prioridades. Había días que me quedaba mirando su portada y al leer el titulo me recordaba a un libro que tengo de antes de la adolescencia ‘El Monstruoso Libro de los Monstruos’ (Thomas Brenzina), un libro que cuenta aventuras escalofriantes e historias de fantasmas. Aquello me traía buenos recuerdos, siempre me han fascinado los monstruos y ese romanticismo que transmiten por eso me decidí a ojear el libro y, a primera vista, me gustó como estaba dibujado pero me tiraba para atrás creer que la historia era de corte infantil, ya que su protagonista principal era una niña.

Llegué a ojearlo tres ó cuatro veces por la vistosidad de sus trazos pero de forma breve, hasta que por fin un día mirando detenidamente el rostro de la portada (un rostro que te sigue con la mirada), pude ver en el reflejo de su mirada un monstruo al lado del brillo de sus ojos. Me quedé algo inquieto y a la vez seducido por aquella mirada desconcertante y cautivadora que claramente mostraba algún tipo de trauma. Al instante se borró de mi cabeza aquella idea de libro infantil y decidí leerla sin más dilación.

‘Lo que más me gusta son los Monstruos’ es una novela gráfica escrita y dibujada por Emil Ferris, que no se presenta como una obra convencional sino como un diario. Tenemos entre las manos el diario de Karen Reyes o como bien le gusta decir a Deeze:Kare. Karen es una niña de diez años que vivía en el Chicago de 1967, en el sótano de un edifico con su madre Marvela y su hermano mayor Deeze (Diego Zapata).

Golem-Comics-comic-Lo-que-mas-me-gusta-son-los-Monstruos-Emil-ferris-03

La madre que no sabes por dónde va a salir, ha conseguido mantener una familia después de ser abandonada por su marido. El hermano tiene el cuerpo lleno de tatuajes, es un apasionado del arte, ¡un rompe corazones!, tiene un pasado oscuro y le esperan en filas para ir a Vietnam. A Karen le fascinan los monstruos, las revistas Pulp, las películas de serie B, y el Instituto de Arte de Chicago. Tenemos a una niña que destaca por ser vilipendiada por sus compañeros de colegio, a la que no le va la vida en ello a pesar de que su mejor amiga Missy cambie de aires y la llame rara, ya que ella vive en su monstruosa pompa. Los pocos amigos que tiene también son diferentes, Franklin un chico con la cara llena de cicatrices o Sandy una chica famélica y tremendamente hambrienta, o su amiga irreal Kitty a la que conoce en un cementerio después de comerse el brownie de marihuana que le regalan unos hippies (me encanta la inocencia con la que se abarca esa parte).

No menos destacable son sus vecinos, el Sr. Gronan, el dueño del edificio en el que vive y también usurero (mafioso) que intenta cazar a su esposa en alguno de sus escarceos, la señora Sylvia Gronan que viene siendo lo que vulgarmente conocemos como la alcahueta del bloque. También está el Sr. Chugg, un ventrílocuo algo extraño, con un ojo de cristal. Tenemos al señor Sam Silverberg, apodado ‘el rápido’, un baterista de Jazz que acaba de perder a su mujer en un asesinato. Por último entra Anka Silverberg por la que Karen sentía simpatía y aprecio, la mujer más bella que jamás había conocido. Un día Karen coge una gabardina y un sombrero y a modo de detective decide investigar el crimen de su enigmática vecina Anka y descubre que fue una superviviente del holocausto nazi…

Golem-Comics-comic-Lo-que-mas-me-gusta-son-los-Monstruos-Emil-ferris-04

Se puede decir que su investigación es la trama principal de esta novela pero lo cierto que es una historia llena de historias que órbitan a su alrededor, una muñeca rusa que a medida que la observamos y desciframos contiene más jugo en su interior. Trata temas como la sexualidad, el racismo, el bulling, la prostitución, la guerra, el arte… Es una explosión de temas tratados desde la visión de una pequeña que deja constancia de todo ello en su diario, en el que se dibuja a si misma como un niña lobo, dando la sensación de que lo utiliza como una coraza para protegerse del oscuro mundo que la rodea, ya que los monstruos dan miedo y la gente no suele ir a molestarles.

‘Lo que más me gusta son los monstruos’ tiene un Carlos Giménez, dos Ignatz Awards, tres Eisner… hasta aquí todo genial pero cuando eres consciente de que es la primera novela de Emil Ferris como guionista y dibujante te sorprendes, más aún sabiendo que realizó esta obra con una mano ya mermada por una enfermedad que contrajo provocándole una parálisis en su cuerpo.

Golem-Comics-comic-Lo-que-mas-me-gusta-son-los-Monstruos-Emil-ferris-05

Emil Ferris nació en 1962 en Chicago, ya de pequeña tenía algunas limitaciones físicas, tenía chepa y sus piernas eran desiguales, lo que le impedía correr como otros niños. Al igual que la protagonista de su novela supo encontrar verdaderos amigos, monstruos reales e irreales que le ayudaron a sobrellevar el entorno escolar dibujando y creando sus historias… aislándose de los comentarios despectivos por su aspecto. Claramente Karen es una versión de Emil Ferris en ciertos aspectos.

Anteriormente a la obra Emil trabajó como ilustradora médica, en el diseño de juguetes para McDonald’s, de camarera y fregando escaleras, hasta que en 2001 contrajo el virus del Nilo Occidental. Por si fuera poco todo esto la pilló siendo madre soltera de una niña de siete años. Los médicos le dijeron que se quedaría paralizada de cintura para bajo y no recuperaría su mano derecha. Lo cierto es que trabajó mucho con su mano para recuperar las habilidades que había perdido (aunque no la recuperó al cien por cien) y aprovechó para mejorar su técnica y matricularse en el Instituto de Arte de Chicago.

Contenta porque los médicos se equivocasen, consiguió terminar su obra tras un periodo de gestación de uno diez años en los que a modo de recuperación dibujaba una hoja, a una media de dos días, forzando su mano. Tenemos una autentica luchadora, que ante la adversidad se creció y no se sintió derrotada.

Totalmente dibujada a bolígrafo, algún rotulador y en ocasiones bolígrafos de colores, creó está magnífica obra que rompe con los cánones del arte secuencial. Anárquica en su estructura (es el cuaderno de líneas de una niña), sin bocetos previos y dibujada de corrido, tenemos páginas en las que el dibujo podría ser claramente el dibujo de alguien con poco recorrido en la vida. Pero en el cómputo general las páginas son para quitarse el sombrero –y me quedo corto–. Es alucinante cómo entre esa amalgama de líneas caóticas nos representa cuadros de Seurat Delacroix y otros pintores oscuros. Emplea portadas de revistas Pulp para capitular la novela, lo que resulta una gozada visual: dibujo clásico con tintes oscuros y románticos. Maravilloso.

‘Lo que más me gusta son los Monstruos’ fue publicada en 2017 por Fantagraphics y a pesar de alguna traba en su distribución, consiguió llegar a buen puerto. En España llego de la mano de Reservoir Books en una edición rústica con solapas de 416 páginas. Sin duda, resulta tan interesante hablar de la novela como del trasfondo de su escritora. Un título de obligada lectura (y relectura) considerada ya, como un clásico moderno del cómic independiente.

Golem-Comics-comic-Lo-que-mas-me-gusta-son-los-Monstruos-Emil-ferris-06