En esa época Eric subsistía como un vagabundo en el sótano de Tim, aunque pasaban buenos ratos, en el North Bar en Portland (Oregón), comiendo tacos y pillando melopeas. Y es en ese caldo de cultivo donde cocinaron ‘Big Man Plans’ entre conversaciones de beodos. El dibujo y color de la obra es de Eric Powell, mientras que el guión es parte tanto de Tim Wiesch como de Eric Powell. Para Tim fue su primera creación en el mundo del comic, ya que con antelación había ejercido cargos editoriales en Oni Press o en Dark Horse, en la que llevaba a cargo las licencias internacionales. Eric ya era conocido por ‘El Bruto’, que desde su creación en 1995 pasó por varias editoriales como Out of the Cellar Comics, Avatar Press llegando a Dark Horse (donde acumuló varios Eisner). En esta última ha tenido su propia serie limitada como escritor en ‘Billy the Kid’s Old Timey Oddites’, apareciendo en otros títulos como ‘Conan’, ‘Angel’, o ‘Book of the Dead’. También ha escrito para Marvel, ilustrado varios números de Action Comics en DC, a parte de ilustrar portadas de comic-books en Boom! Studios, IDW, Dark Horse, Marvel Comics, Dc Comics y Dynamite Entertainment.

Este cómic nos narra una venganza
Este cómic nos narra una venganza

Nos encontramos frente a un título no apto para menores y quizás no apto para algunos estómagos, ya que es una barrabasada de violencia explícita, tanto en el dibujo como en el texto, que no deja indiferente ya que se podría decir que “las dosis de salvajismo vienen justificadas con la historia que se narra”… entre comillas.

‘Big Man Plans’ nos cuenta la historia de un tipo que ha vivido momentos realmente crudos, que ha sido marginado en su infancia mediante mofas, rechazo social y palizas por el hecho de ser enano. Un tipo que perdió a su padre –la única persona que lo trató con admiración y dignidad– quien era entrañable y la única referencia tangencial de fuerza. A los tipos como a él, la vida jamás les ponía nada fácil. Tras la pérdida de su padre y el previo abandono de la madre del seno familiar, lo separaron de su hermana y fue llevado a un orfanato para después acabar en un programa secreto del ejercito americano para combatir en el Vietcong. Allí fue preparado e instruido para la misión en la que vivió momentos oscuros de sadismo. Hablo de un tipo rudo sin apenas sentimientos, alguien a quien no querrías joder.

Todo esto nos lleva a 1979 donde transcurre la trama central y nuestro protagonista recibe una carta que le hará ir de Brooklyn a Nashville en Tennessee (tierra natal del autor Eric Powell) un lugar al que jamás pensó que regresaría, donde la historia torna a la venganza en una espiral de violencia detallada, de principio a fin.

Powell elabora un dibujo muy detallista para enfatizar tanto sufrimiento
Powell elabora un dibujo muy detallista para enfatizar tanto sufrimiento

Posiblemente inicialmente no llegamos a entender tanta sangre, pero según avanza la historia, mediante flashbacks colocados de forma ágil, alcanzamos a empatizar con el personaje y sus pretensiones hasta el punto de vernos plasmados de forma subjetiva en sus actos –actos que evidentemente no cometeríamos… tal vez–. Los actos forman parte de un imaginario colectivo que viene de la rabia y la furia; de hecho sacar toda esa ira de dentro concuerda con el momento que vivía el dibujante y guionista Eric Powell, una época de exclusión social en la que el desarrollo de esta obra le sirvió de terapia.

El estilo de las viñetas es dinámico, te hace leerlo sin pausa y sin que resulte monótono ya que es una historia que deja respirar pero que va a el grano. En el apartado gráfico tenemos un dibujo sucio pero cuidado, con un aspecto rudo, un dibujo con detalles hardcore y un color que lleva varias capas y tonalidades de ocres y grises, algo más claras, y algún color pastel claro en los flashbacks que denota distancia en el tiempo. Resalta el color rojo sangre como reivindicador de una violencia alimentada por la herida interior, o un rojo llamativo de fondo en escenas de acción.

Los colores cálidos le dan a todo un toque gore
Los colores cálidos le dan a todo un toque gore

‘Big Man Plans’ fue una miniserie de 4 numeros USA editada por Image Comics y publicada el 22 de Septiembre de 2016 por Panini Comics en España bajo la línea Evolution Comics. Editado en formato Cartoné con 120 páginas en las que se incluye contenido adicional, como una corta historia titulada ‘Gafas de color de rojo sangre’, que habla de nuestro personaje y fue cedida para el Comic Book Legal Defense Fund’s Liberty Annual; y varias portadas alternativas donde encontramos al mismo Eric Powell y a artistas como Dave Johnson, Francesco Francovilla, Geof Barrow y Lee Bermejo. También encontramos datos que aportó Eric sobre la obra y bocetos de la creación del personaje tanto a lápiz como ya entintados.

Cabe mencionar, como curiosidad, que la historia comienza en un bar… en el mismo sitio donde se creó esta obra, entre alcohol para no recordar. Quizás por eso nuestros creadores olvidaron darle un nombre a nuestro personaje ya que en su lectura solo se le menciona de manera despectiva a excepción de su padre, quien le llamaba Big Man y terminó dándole titulo a la historia. Sin duda, esta es una obra salvaje pero con mucho sentido por eso es recomendable para canalizar la rabia.

El protagonista pertenece a una familia con una malformación hereditaria
El protagonista pertenece a una familia con una malformación hereditaria